Libro: No Office » | balance.md

- Equilibrio entre trabajo y casa

Cómo afrontar la vida familiar y otros desafíos del trabajo en casa.

Tu trabajo es importante. ¡Aunque se haga desde casa!

Si hay algo que puedo agradecer a esta horrible pandemia de la COVID-19 es el hecho de que finalmente haya legitimado el trabajo desde casa como trabajo… real.

Antes de eso, la gente que trabajaba en casa, a los ojos de todos los demás, en realidad no trabajaba. Todo el mundo pensaba que fingíamos trabajar. ¿Se puede llamar trabajo real si nos quedamos en casa todo el día?

En mi casa mi esposa es la que va a una oficina sofisticada mientras yo me quedo en casa en mi oficina no tan sofisticada (como se describe en el último capítulo). La mayoría de sus compañeros de trabajo durante mucho tiempo simplemente asumieron que yo estaba en el paro. Yo era ese tipo que se quedaba en casa con una esposa empoderada que tenía un trabajo de verdad.

He aprendido a vivir con esta clase de percepción y no me importa que la gente no me tome en serio al trabajar desde casa. Después de todo, los más de 700 000 usuarios de Nozbe no piensan lo mismo sobre mí y en Internet soy muy respetado como ese caballero de la productividad.

Sin embargo, mientras entrevistaba a otros trabajadores en remoto para este libro me di cuenta de que es algo que realmente molesta. Realmente duele que la gente te tenga en menos estima porque trabajas desde casa. Incluso se traduce a nuestros cónyuges y amigos que de manera inconsciente tratan nuestro trabajo con menos importancia.

Por eso espero que esta pandemia haya enseñado a todos una lección o dos, que trabajar desde casa no significa trabajar en cosas menos importantes. A fin de cuentas, el trabajo no es un lugar al que se va, es una cosa que se hace, ¿no?

La diferencia entre el trabajo en casa y el trabajo en la oficina es únicamente la ubicación. No hay nada intrínsecamente superior entre uno u otro. Al menos, ¡no debería ser así!

Cosas que puedes hacer cuando trabajas desde casa

Una de las ventajas principales de trabajar desde casa, además de no perder tiempo en desplazamientos al trabajo y evitar el estrés de los atascos de tráfico, es el hecho de que también puedes hacer algunos recados familiares útiles mientras tanto.

Puedes hacer la colada. Después de todo, tarda entre 2 y 3 horas en lavarse, así que mientras tanto puedes disponer de un buen período de tiempo de concentración para el trabajo. Una vez que haya terminado la lavadora, te va a encantar tomarte un pequeño descanso del trabajo, estirar las piernas y los brazos y tender la ropa para que se seque. Y volver al trabajo.

La gente que trabaja desde casa normalmente trabaja con sus ordenadores, así que estos descansos naturales de lavar la ropa, cocinar, limpiar o simplemente arreglar algo en la casa nos dan un descanso natural del trabajo, dejan que nuestra mente descanse y dan a nuestro cuerpo un estímulo muy necesario antes de otra sesión delante de la pantalla.

Eso está muy bien, pero es un arma de doble filo, porque el resto del mundo supone que, como norma, deberíamos ser nosotros los que nos encarguemos de estas cosas. Y esto puede generar frustración.

Establece expectativas con tu familia

El hecho de que puedas lavar la ropa mientras trabajas desde casa, no significa que debas ser el “lavandero”. Por eso es importante para trabajar desde casa hablar con tu familia y las personas que te rodean para establecer las expectativas.

Habla con tu pareja sobre las tareas familiares

Si estas cosas no se hablan ni se planifican, se convertirán en tu responsabilidad como norma puesto que eres la persona que siempre está en casa. Así es, he pasado por esto una y otra vez. Soy hombre, padre y CEO de una empresa internacional, pero como trabajo desde casa, cuando se trata de cosas relacionadas con el hogar, mi esposa tiende a asumir que yo simplemente me ocuparía de ellas.

La gente que tiene que vestirse para ir a una oficina tiene la sensación de estar haciendo algo más importante. No es culpa de ellos. Es la naturaleza humana.

Por eso es fundamental encontrar tiempo libre después del trabajo para hablar con tu pareja sobre asuntos familiares. Tienes que ser capaz de afrontar las responsabilidades próximas y compartirlas de manera justa.

De lo contrario, te volverás loco. ¿Los niños están enfermos? Cuida de ellos, después de todo, estás en casa de todos modos. ¿No hay nada para cenar? Cocinas porque la cocina está justo al lado de tu despacho en casa. ¿Hay que hacer la compra? El supermercado está a la vuelta de la esquina de nuestra casa, así que está claro que tiene más sentido que vayas tú.

Lo bueno de este tipo de peleas es que te obligan a hablar más con tu pareja. Esto, en última instancia, se traduce en una mejor conexión entre vosotros dos. Con los trabajadores en remoto con los que he hablado han tenido sensaciones parecidas.

En mi caso fue aún más allá. Últimamente mi mujer se ha dado cuenta de las ventajas de trabajar desde casa y cuando su jefe le ha dejado hacer teletrabajo ocasional se ha lanzado y ha empezado a trabajar en casa un día a la semana. Ahora trabaja dos días a la semana así y podemos hacer algunos de nuestros recados juntos en casa. Y tomamos cafés, por supuesto.

Habla con tus hijos sobre los límites

Otra de las razones por las que me gusta trabajar desde casa es el hecho de que puedo llevar a mis hijas al colegio todas las mañanas y recogerlas también. Es como si tuviera más contacto con mis tres encantadoras hijas solo porque estoy más cerca.

Sin embargo, también puede ser un inconveniente. Aunque mi oficina está en la última planta de casa, a las niñas les gusta venir cuando están aburridas y saludar, dibujar en mi pizarra o jugar con mis iPads antiguos. Es difícil evitar que entren. Sin embargo, a veces me gusta cuando están cerca y estoy terminando de hacer las cosas del día. En realidad, es muy bonito.

Hasta que deja de serlo y necesito concentrarme para escribir algo1 o grabar un episodio de un podcast2 o que me entrevisten sobre la gestión de una empresa completamente en remoto. Entonces necesito que se vayan y que no me molesten. A continuación, te indico algunos de los trucos que uso:

  • Comunico claramente lo que pasa: *Papá tiene que trabajar una hora más, estará con vosotras a las 6 de la tarde. Mis hijas finalmente están empezando a asimilar el concepto de tiempo y esto suele funcionar. Si les prometo que haremos algo juntos a cierta hora, puedo garantizar que entrarán en mi despacho a esa hora, así que será mejor que haya terminado de trabajar cuando lleguen.
  • También uso señales visuales. He instalado una lámpara fuera de mi despacho y he escrito encima “On Air” con un rotulador. Cuando esta lámpara está encendida, significa que papá está grabando algo o está en una reunión, así que es mejor que guarden silencio y se queden fuera. Funciona bastante bien, hasta que, por supuesto, se prolonga y pierden la paciencia. Después vendrán a mi despacho para preguntar cuánto falta todavía.
  • Hacemos los deberes juntos. Si necesito terminar algo que no exige mucha atención, me quedo y trabajo en mi iPad mientras ellas hacen los deberes. No me importa que me interrumpan de vez en cuando para ayudarles. Puedo hacer algunas cosas más de trabajo y estar cerca de mis hijas. ¡Otra ventaja de trabajar desde casa!

Habla con tus hijos de tu trabajo

Otro asunto es explicarles a los niños que tu trabajo tiene un valor significativo. El hecho de que te sientes en casa y escribas algo en un ordenador también es trabajo y puede ser realmente impactante.

No soy policía, ni bombero, ni profesor y mucho menos médico. Así que necesito demostrar mi talento a mis hijas constantemente. Es por eso por lo que trato de explicarles qué hago y por qué esta aplicación llamada Nozbe es tan importante no solo para mí, sino para todos los que la usan. Cuando estoy a punto de hacer un seminario web, les digo que cientos de personas en línea de todo el mundo se unen a mí para este evento y en ese momento soy una especie de profesor mientras enseño productividad.

Sí, hay que hacer un poco de marketing interno de nuestro trabajo a la familia. De lo contrario no nos tomarán en serio, independientemente de la cantidad de dinero que genere este trabajo.

Busca tiempo para hacer deporte o simplemente para pasear

Mi ventaja favorita de trabajar desde casa es que puedo decidir cuándo practicar deportes y obtener periódicamente ese impulso de endorfinas tan necesario. Soy triatleta amateur y compito por diversión en triatlones de distancia olímpica al menos una vez al año.3 Esto significa que debo nadar, correr y montar en bicicleta con frecuencia.

Normalmente lo hago a mitad del día. Este es un descanso perfecto. Una vez que llevo hechas unas horas de buen trabajo empiezo a sentirme un poco cansado o aburrido, necesito algo para despejarme y para mí el deporte es ese algo.

A mediodía también suele hacer mejor tiempo, así que es un momento perfecto para una carrera o un pequeño paseo en bicicleta. O simplemente un paseo si no eres un loco de los deportes como yo.

O echa una siesta a mitad del día. Echar la siesta no es lo mío, pero cada vez que me siento estresado y cansado en el trabajo, me echo una siestecita. Incluso me ha funcionado el estar tumbado durante 30 minutos en una habitación completamente oscura y me ayuda a volver al trabajo con más energía. Hay quienes se toman un café justo antes de la siesta, para que cuando la cafeína empiece a hacer efecto media hora después, estén perfectamente preparados para continuar con su día de trabajo.

Planifica tardes activas

A menudo la gente me pregunta si no me siento solo trabajando desde casa.

No, en absoluto.

En primer lugar, como escribí en el capítulo 7, tengo muy pocas reuniones, pero al menos una reunión al día, así que me siento conectado con mi equipo. A veces tengo una reunión personal con alguien. Y aunque todas sean reuniones en vídeo, no creo que sean peores que las reuniones en persona.

Segundo, porque trabajo desde casa y hago muchos trabajos relevantes durante el día sin que otros me interrumpan, anhelo la conexión social por la tarde. Organizo activamente nuestra vida social y reuniones con amigos.3

Con mucha frecuencia, la gente que trabaja en una oficina tradicional después de todo un día de trabajo está cansada de ver a otras personas. Están hartos y quieren que les dejen en paz. En mi caso, es justo al revés. Quiero quedar con gente después del trabajo. Quiero ver a mis amigos y puedo elegir a la gente con la que me lo paso bien. Esto es mucho mejor que vernos forzados a interactuar con el mismo grupo de gente todos los días y que después no nos quede energía para estar cerca de los que realmente nos importan.

Establece un horario predecible y cúmplelo la mayoría de los días

Los humanos somos criaturas de hábitos. Por eso es muy útil intentar planificar los días laborables con semanas y días de antelación y comunicarlo a la gente que te rodea.

He escrito mucho sobre la planificación de una semana en el capítulo 15, así que aquí explicaré cómo afronto mi jornada. Antes, una exención de responsabilidad completa - así es como es mi día habitual ahora - y puede que en unos meses sea completamente diferente. Reviso mi semana y mi día de trabajo cada trimestre cuando hago mi revisión trimestral como se explica en el capítulo 16.

  • 7-9 de la mañana Es el tiempo de la mañana para la familia: preparamos el desayuno, nos preparamos para ir al colegio y llevo las niñas al colegio.
  • 9-10 Es hora de empezar a trabajar. Normalmente respondo a las preguntas más urgentes de mi equipo.
  • 10-12 He bloqueado 2 horas para proyectos especiales. Ahora mismo es para escribir este libro. Son las 11:50 del 18 de noviembre de 2020 y es literalmente lo que estoy haciendo en estos momentos. Casi he terminado por hoy.
  • 12 a 1 del mediodía Tiempo para el deporte. Normalmente consiste en correr o dar un breve paseo en bicicleta. O un entrenamiento de tenis.4
  • 1 a 4 de la tarde Normalmente programo mis reuniones a esa hora y cuando no estoy en una reunión, dedico este tiempo a aportar observaciones a mi equipo.
  • 4 a 6 de la tarde Otras 2 horas de trabajo enfocado. Normalmente no me interrumpen entonces y puedo concentrarme por última vez antes de terminar el día.

Después es el tiempo de familia. Todos somos búhos aquí, así que pasamos tiempo juntos hasta las 9 de la noche y entonces acostamos a las niñas. Desde las 10 de la noche hasta la medianoche es el momento para mi esposa y para mí. Mi objetivo todas las noches es conseguir al menos 7 horas de sueño.

En todo caso, simplemente este es mi ejemplo. Debes adaptar tu rutina para ti y tu situación única. La clave es comunicarlo a la familia. De esta manera se sabe cuándo pueden comunicarse contigo o cuándo pueden esperar cosas de ti. Cuando necesitas terminar tu trabajo.

¿En la salud y en la enfermedad?

¿Qué pasa cuando tus hijos se ponen enfermos? ¿O cuando te pones enfermo? Piensa en un plan con tu pareja y tu jefe. El hecho de que estés en casa no significa que seas tú quien tenga que quedarse con los niños. Puede que tengas algo realmente importante que hacer y que necesites que tu pareja te ayude.

Cuando estés enfermo, no finjas trabajar. Informa a tu equipo de que no te encuentras bien, deja de trabajar y relájate. Tu cuerpo necesita descansar mucho para combatir la enfermedad.

Dicho esto, muchos de mis compañeros de trabajo en remoto me dijeron que cuando están un poco indispuestos, prefieren trabajar unas horas y después descansar. O cuando se sienten mejor, se ponen al día con el trabajo y luego vuelven a cuidar la salud. De lo contrario se sienten aburridos e inútiles. Lo entiendo, me pasa lo mismo. En esa situación de nuevo, habla con tu jefe, y hazle saber que trabajarás mucho menos en los próximos días y más tarde recalcularás tus días de enfermedad en base a las horas que hayas trabajado.

No aceptes ningún proyecto nuevo y ambicioso cuando estés enfermo. Es un buen momento para hacer un poco de limpieza en casa. Tareas administrativas que has estado aplazando siempre. Hazlas ahora y una vez que te hayas curado estarás en condiciones de afrontar esos retos nuevos.

Lo único: Habla con los miembros de tu familia.

La clave para trabajar con éxito desde casa es aprender a comunicar las expectativas. Habla con tu pareja, charla con tus hijos. Transmite claramente en qué trabajas, cuándo planeas hacerlo y qué más puedes hacer para ayudar en las tareas familiares. ¡Y disfruta de la conciliación entre trabajo y vida privada, que es mucho mejor que ir todos los días a la oficina!

  1. Esa es la razón por la que mi hija cree que la descripción oficial de mi trabajo es: “Escribe cosas extrañas en Internet”: Michael.team/dad 

  2. Grabo cuatro podcasts: No Office FM en inglés y también en polaco, The Podcast FM y Team Productivity Show. 

  3. Ahora que estamos en tiempos de pandemia, nos reunimos con amigos muy raramente y siempre actuamos con mucha prudencia, por supuesto.  2

  4. El triatlón de distancia olímpica significa 1,5 Km de natación, seguidos de 40 Km de ciclismo y 10 Km de carrera. Puedes leer más sobre eso y mi nuevo interés en el tenis en mi blog: Michael.team/tag/sports 

Volver al Índice

Leer este capítulo en:

Comparte: NoOffice.org/es/balance