Libro: No Office » Parte 1 - ¡No se utiliza bien la oficina! » Capítulo 17 - No trabajes los viernes [Boceto] | friday.md

Capítulo 17 - No trabajes los viernes

Introduce los 'Viernes magníficos' con revisiones periódicas y enfoque en el desarrollo personal.

La conciliación de la vida laboral y personal no es un estado, es un ejercicio de equilibrio

Como mencioné en los capítulos anteriores de este libro, trabajar en una compañía #SinOficina es diferente y bastante poco ortodoxo porque el mundo está cambiando. Internet, junto con los potentes ordenadores presentes en nuestros bolsillos, están acelerando este cambio. Por eso necesitamos probar continuamente la metodología de trabajo para asegurarnos de que es sostenible a largo plazo.

Necesitamos realizar un ejercicio de equilibrio entre el trabajo y la vida privada. Y para poder mantenernos cuerdos, no podemos seguir haciendo lo mismo de siempre. De lo contrario, nos agotaremos.

Tres cuestiones importantes que han cambiado mi semana laboral

Inspirado por muchas empresas y mi propia experiencia en la gestión de mi pequeño negocio durante casi una década por entonces, en 2016 introduje una nueva política en Nozbe que llamé “TGIF - Por fin es viernes”.1

La introduje para responder a estas tres cuestiones:

Cuestión 1: ¿Cómo puede trabajar la gente menos, pero mejor?

Antes de explicar nuestra política de los viernes, vamos a profundizar en esta cuestión. Muchos estudios han demostrado que el exceso de trabajo lleva al agotamiento. ¿Deberíamos empezar a trabajar menos, pero mejor?

El caso es que muchas empresas han intentado y en su mayoría fracasado en la modificación de la tradicional semana laboral de 40 horas:

  • Google era famoso por su 20 % del tiempo para proyectos personales, que incluso mencionaron en su oferta pública inicial de 2004, pero para 2012 esta política estaba más muerta que viva puesto que sus ingenieros estaban “preocupados por sus evaluaciones del rendimiento si pasan el 80 % del tiempo en el negocio principal de sus equipos en lugar del 100 %”*2
  • Un colega empresario de Internet Ryan Carson de Treehouse alabó las semanas de trabajo de 32 horas con los viernes completamente libres en 2015… tan solo para empezar a trabajar él mismo en exceso en semanas de trabajo de 65 horas un año después debido a la “falta de ética digna (en mí) que fue fundamentalmente perjudicial para el negocio y nuestro cometido”*3
  • Marissa Meyer, exdirectora general de Yahoo, fue el antiejemplo para todos los trabajadores en remoto al llevar a todos los que trabajan desde casa en Yahoo de vuelta a la oficina y alardear de sus semanas de trabajo de 130 horas adictas al trabajo4.

A pesar de estos pasos en falso, todavía consideraba la idea de trabajar menos. Pero al CEO que hay en mí no le gustaba el hecho de darle a mi equipo más tiempo libre sin nada a cambio. Como se mencionó en el capítulo 15, ya teníamos un horario de trabajo flexible, pero me parecía que no era suficiente.

¿Y qué hacer entonces? ¿Cómo hacer que la gente trabaje menos, pero mejor? ¿Es siquiera posible?

Cuestión 2: ¿Cómo ayudar a la gente a que aprenda más?

Nuestra compañía pertenece al sector de la tecnología. Debido a la esencia de nuestro software y nuestra misión, somos una empresa de productividad. Ambos mundos están cambiando rápidamente. ¡Es difícil mantenerse al día!

En nuestro mundo, si no avanzas, te detienes, lo que efectivamente significa que vas hacia atrás. Por eso nos centramos muy especialmente en el desarrollo personal. En aprender cosas nuevas. En intentar nuevas funciones. En tener tiempo para leer artículos, escuchar audiolibros y podcasts, ver o asistir a conferencias. ¿Cómo podemos encontrar tiempo para hacer eso cuando hay tanto por hacer?

Muchas empresas afirman valorar el desarrollo personal pero esas son simplemente palabras vacías. El hecho de decir esto no lo convierte en realidad. Simplemente asumen que la gente aprenderá mientras tanto o después del horario laboral.

Si tenemos que elegir entre aprender cosas nuevas y conseguir terminar el trabajo del día a día, esto último gana siempre. Sin lugar a dudas. Pero, ¿es bueno a largo plazo? ¿Debemos limitarnos a seguir haciendo lo que hacemos y dejar el desarrollo personal para más adelante?

No. El desarrollo personal debe ser algo habitual. Como el ejercicio habitual. Yo debería saberlo, soy triatleta. Necesito tener tiempo para nadar, montar en bicicleta y correr.

Pero, ¿cómo tener tiempo para el desarrollo personal en una empresa? ¿Cómo ayudar a la gente a que aprenda más?

Cuestión 3: ¿Cómo fomentar las revisiones semanales periódicas?

En el capítulo anterior hemos tratado la idea de una revisión semanal y he argumentado que es realmente importante mirar hacia atrás a la última semana y planificar la siguiente. Encuentro este hábito tan importante que quería asegurarme de que todos los miembros de mi equipo tuvieran éxito al hacerlo periódicamente.

Y antes no éramos muy consecuentes con esto. Como se mencionó en el capítulo 6, no usamos correos electrónicos internamente, sino que nos comunicamos mediante tareas. Recuerdo hacer mi revisión semanal y revisar nuestros proyectos compartidos en Nozbe y ver muchas tareas antiguas, completamente anticuadas y nunca solucionadas o simplemente irrelevantes.

Entonces me sorprendió por qué incluso la gente de mi equipo ya no hacía una revisión semanal adecuada. Todos estábamos demasiado ocupados en el ciclón del trabajo del día a día y no teníamos tiempo de revisar nuestras cosas. ¡Y se supone que somos una empresa de productividad!

Sabía que la situación no era sostenible. Para nuestra cordura. Para nuestro enfoque. Para nuestro éxito.

Necesitábamos todos hacer una revisión semanal adecuada. TODOS NOSOTROS. ¿Pero cómo se motiva a la gente a dedicar tiempo para hacerlo realmente?

Tres preguntas y un intento de respuesta. ¡Vamos a cambiar los viernes!

Mientras escribo estas palabras es agosto de 2020 e introduje esta política en agosto de 2016 hace exactamente 4 años. Sigue funcionando. Nuestros viernes son diferentes.

En mi empresa son Viernes magníficos.

Regla 1. Trabajamos en tareas cotidianas solamente de lunes a jueves.

No se trata simplemente de reducir la semana laboral a cuatro días. Si te deshaces de un día, en realidad no consigues nada a cambio. Quiero decir que tienes un día libre, pero no mejora los cuatro días que te quedan. En realidad, puede hacer que sean aún más estresantes. Es por eso que muchas empresas que lo intentaron, no lo lograron.

Se trata de trabajar en tareas cotidianas durante cuatro días y trabajar para ti los viernes.

Regla 2. El viernes tienes que hacer tu revisión semanal

Esta es la idea. Empiezas tu viernes con una buena revisión semanal. Simplemente sigue los pasos del capítulo anterior. Repasa todas tus cosas y hazlas.

No hagas nada más antes de hacer tu revisión semanal. Esto es lo único y más importante que puedes hacer un viernes.

De esta manera tendrás toda la semana revisada y la próxima planificada. Cuando llegue el lunes, sabrás exactamente qué hacer. Te enamorarás de nuevo de los lunes, porque recuperarás tu lucidez. Te pondrás en marcha todos los lunes inmediatamente.

Regla 3. Después de la revisión, aprende algo nuevo este viernes

Una vez hecha la revisión es hora de invertir en ti mismo, aquí tienes algunas ideas:

  • mira esa conferencia en línea a la que te habías suscrito;
  • haz este curso que nunca has tenido tiempo de hacer;
  • lee todos los artículos de “leerlo más adelante” que has guardado a lo largo de la semana;
  • ponte al día con las noticias del sector;
  • organiza mejor tu despacho en casa, pon muebles adicionales o reordena tu lugar de trabajo;
  • limpia tu ordenador, tus discos duros con archivos, tus archivos y documentos físicos;
  • estudia las últimas funciones del software que utilizas a diario para hacer tu trabajo: aprende nuevos trucos, mira tutoriales en vídeo, memoriza atajos de teclado o cualquier cosa que te facilite el trabajo;
  • aprende otro idioma o mejora tus habilidades lingüísticas, tanto los idiomas hablados como inglés, alemán o francés… o los lenguajes de programación que usas para el trabajo;
  • encuentra un pasatiempo nuevo que no sea realmente muy útil para tu trabajo diario, pero que te aporte alegría y despierte tu curiosidad;
  • charla con tus compañeros sobre cualquier cosa que quieras, simplemente vuelve a conectar con ellos y habla de lo que sea.

Imagina, sencillamente, cómo puedes usar los viernes para transformarte en una mejor versión de ti mismo. En mi empresa cada miembro del equipo diseña los viernes. Como CEO y fundador no tengo voz en lo que debes o no debes hacer un viernes. Una vez que hayas hecho tu revisión semanal, depende completamente de ti.

¿No son los viernes magníficos los que favorecen la pereza?

Algunas empresas prefieren los viernes informales y usan vaqueros para ir a trabajar. Los viernes magníficos son mejores que llevar vaqueros.

Sí, soy un empresario que pide a la gente que trabaje menos. Parece que vaya a tener el efecto contrario o loco, pero creo que estamos ante algo serio. Llevamos haciendo esto desde hace cuatro años con mucho éxito. Cada viernes se organizan mejor nuestros proyectos y tareas y simplemente hay menos desorden. Cuando alguien no hace su revisión correctamente, se nota enseguida, así que nos motivamos mutuamente para mantener nuestros sistemas internos actualizados.

Nuestro principal reto no ha sido que la gente estuviera perdiendo el tiempo, sino que aún así quisieran terminar las tareas diarias un viernes. Por eso, a continuación presentamos una serie de sugerencias para ayudar a todos a aprovechar al máximo el último día de la semana laboral.

Consejos para hacer que los viernes magníficos realmente funcionen

Después de años de disfrutar de los Viernes magníficos hemos comprobado que estos consejos son muy útiles:

  • Haz que la gente se presente en una sala de chat una vez que haya hecho su revisión semanal - ¡esto motiva a los demás!
  • Comparte tus ideas para el viernes - qué vas a aprender, ver, leer… especialmente útil cuando se comparte con los compañeros de tu equipo más cercano - ¡deja que te copien!
  • Ten un plan definido para aprender una disciplina, un idioma o un pasatiempo nuevo, para que cada viernes te entusiasme avanzar en aquello que te hace feliz.
  • Cambia de escenario - tal vez deberías trabajar en tu cafetería favorita o en algún otro sitio distinto a donde haces tu trabajo diario habitual.
  • Haz una llamada para ponerte al día o un videochat con tus compañeros de otras empresas. Tengo mi reunión del grupo Mastermind todos los viernes a las 3 de la tarde. Es un final perfecto para una semana de trabajo.

Una cosa: haz el viernes diferente, haz que sea libre

Implementa Viernes magníficos animando a todos los que te rodean a hacer su revisión semanal y luego invítales a centrarse en su desarrollo personal. Ambas cosas mejorarán significativamente el nivel de desempeño de tu equipo todas las semanas. Te aseguro que sentirás que estás logrando mucho más en apenas cuatro días de una semana muy focalizada que lo que jamás has hecho en los cinco tradicionales. También disfrutarás más del trabajo como un extra. ¿Y a quién no le gustan los extras?

Siguiente: Parte 2 - Two

Volver al Índice

Leer este capítulo en: