Libro: No Office » | trust.md

- Confiad los unos en los otros

El control del trabajo es bueno, pero es mucho mejor la confianza en hacer el trabajo

¿Qué es más importante? ¿Confianza o Control?

En el mundo de los negocios hay un dicho que dice que la confianza es buena, pero el control es mejor*. Básicamente, está bien tener confianza en que las personas harán su trabajo, pero debes asegurarte de controlarles de manera exhaustiva.

Lo entiendo, el control es importante. Sin embargo, no de una manera tradicional de comprobar el trabajo y buscar errores, sino para ayudar a tus compañeros a alcanzar sus objetivos. Daré más detalles en un momento…

Mientras tanto, me gustaría exponer mi caso de por qué creo que se trata de crear un ambiente de confianza en una empresa “Sin oficina”.

Es el momento de un dicho nuevo:

El control es bueno, pero la confianza es mucho mejor.

¿Cómo se puede controlar si la gente realmente está haciendo el trabajo?

Cada vez que alguien me pregunta sobre la dirección de un equipo en remoto, una de las primeras dudas que tienen es sobre el hecho de que no veo trabajar a mis compañeros de equipo. Después de todo, están encerrados en sus oficinas de casas y no puedo decir si simplemente están holgazaneando, viendo películas o trabajando de verdad.

Inmediatamente doy la vuelta a la cuestión y pregunto:

  • ¿Cómo se controla a las personas en una oficina tradicional?
  • ¡Puedo verles! Responden.
  • Sí, ves que están ahí, pero ¿cómo sabes que realmente están trabajando? Pregunto de nuevo.

Es fácil fingir estar ocupado en una oficina

El hecho es que la gente puede fingir que está trabajando con mayor facilidad en una oficina tradicional:

  • Pueden pasar minutos, u horas, charlando de manera relajada con sus compañeros en los pasillos o junto a la máquina expendedora.
  • Pueden ir a tomar café con sus compañeros de trabajo cuando quieran, de nuevo charlando sin parar.
  • Lo mismo es aplicable en el caso del tabaco. Incluso he oído que la gente que no fuma también se une a sus compañeros porque en esos descansos se intercambian los clásicos chismes de oficina.
  • Cuando se sientan delante de su ordenador, no significa necesariamente que estén trabajando, sino que puede que estén revisando sus redes sociales. O jugando a un videojuego en realidad.

Las personas que prefieren fingir estar ocupadas y que están trabajando saben cómo hacerlo bien. Teclean ruidosamente. Asisten a todas las reuniones y siempre encuentran algo importante que decir. Aparecen cerca de su supervisor con suficiente frecuencia como para que se note su presencia. Nunca se van del trabajo antes que su jefe.

¡Las empresas tratan a sus empleados como ladrones y deberían sentirse avergonzadas!

El otro día la gente preguntaba en las redes sociales sobre formas que oían que se utilizan para controlar a los trabajadores en remoto, como:

  • cámaras web instaladas en las oficinas de casa o mantener un software de videoconferencia abierto para espiar a la gente en tiempo real;
  • software preinstalado en los ordenadores que rastrea el movimiento del ratón, o toma capturas de pantalla periódicas de los monitores o envía el historial de navegación a los servidores de la empresa;
  • informes periódicos cada hora sobre el progreso alcanzado en el trabajo;
  • o llamadas inesperadas a personas al azar para controlarlas.

Francamente, el solo hecho de recopilar esta lista de varios artículos y mensajes de las redes sociales me revolvió el estómago.

¿En serio? Las empresas contratan a profesionales (y adultos) para hacer el trabajo y en lugar de tratarles como tales asumen que son tan solo una banda de ladrones y mentirosos.

¡Para ser visible en remoto, es necesario que las personas muestren su trabajo!

Como ya he mencionado anteriormente, en la oficina hay formas de ser visto como ocupado, pero en un lugar de trabajo en remoto la única forma de dejarse ver es hacerlo a través del trabajo.

Por eso hago todo lo que está a mi alcance para proteger su tiempo de concentración (Capítulo 4), para inculcar el hábito de anotar las cosas (Capítulo 5) y para comunicarme simplemente mediante tareas (Capítulo 6). Cuando las tareas están hechas, vemos el progreso. Cuando los proyectos están terminados, sabemos que la gente trabaja.

En una empresa “Sin Oficina”, las personas son visibles y ruidosas a través de su trabajo. No hay otra manera de hacerse notar.

¡La confianza en hacer el trabajo crea un gran ambiente de trabajo!

Aunque en mi equipo nos separan cientos de kilómetros, nos las arreglamos para hacer nuestro trabajo juntos porque confiamos los unos en los otros.

Primero - ¡gracias a la confianza la gente hace un gran trabajo!

Como ya mencioné en el capítulo 2, contraté a Tom, mi primer programador, porque era mucho mejor que yo. Se requiere mucha confianza por mi parte para darle todo el código base de Nozbe. Hoy en día tenemos un grupo de programadores en mi equipo y todos ellos son mucho mejores que yo y no me dejan programar nunca más. Lo mismo puede decirse de nuestros equipos de productos, marketing y atención al cliente.

En muchas empresas parece ser al revés, porque a la gente le da miedo contratar a expertos mejores que ellos mismos. Estos microgerentes necesitan controlar a la plantilla porque no creen en estas personas ni en su capacidad y voluntad de hacer un gran trabajo.

Confía en tus expertos. ¡Contrata a profesionales y que ellos hagan el trabajo!

La clave está en confiar en las personas y en su capacidad de ofrecer los resultados que el equipo necesita. Los verdaderos profesionales apreciarán que se les valore por su competencia y se les dé el espacio para determinar qué hace falta en cada momento. Y lo más probable es que lo hagan mucho mejor que si lo hicieras tú, gerente o dueño del negocio.

Segundo - gracias a la confianza la gente aporta unas reacciones fabulosas

Cuando las personas confían en el trabajo de los demás, tienden a intercambiar reacciones muy valiosas. Hay una razón por la que las reacciones se encuentran en el segundo nivel más importante en nuestra Pirámide de las comunicaciones descrita en el capítulo 10 de este libro.

Una organización basada en la confianza hace que aportar reacciones sea una cosa que hacemos.

Para inspirar confianza y fomentar las reacciones, utilizamos herramientas on line que permiten comentar el trabajo. Además, la mayoría de nuestros proyectos en Nozbe Teams están accesibles a todos los miembros del equipo de manera predeterminada. Gracias a esto, a menudo recibimos reacciones muy importantes de varias personas del equipo, lo que hace que nuestro trabajo sea mejor.

Tercero - gracias a la confianza las personas quieren ayudarse mutuamente

Cuando existe una cultura de confianza en el equipo, el trabajo del gerente ya no es controlar si la plantilla trabaja.

El trabajo del gerente es servir y ayudar.

Así es, el trabajo es básicamente eliminar todos los obstáculos del camino de los miembros del equipo para que puedan ejecutar y hacer su trabajo con el menor esfuerzo posible. Esto dará lugar a que se alcancen los objetivos de la empresa. ¿No es este el objetivo?

Recientemente vi esta serie de televisión sobre médicos llamada New Amsterdam1 y el personaje principal es director de un hospital. Cuando alguien se le aproxima, y no importa si se trata de otro médico, enfermera o conserje, hace la misma pregunta: “¿En qué puedo ayudar?”

Cuarto - ¡gracias a la confianza la gente trabaja más!

Cuando estalló la pandemia de la COVID-19, muchas personas se vieron obligadas a trabajar desde sus casas por primera vez en la historia. La situación era extrema, ya que la mayoría ni siquiera tenían oficinas en casa ni el equipo adecuado. Además de eso, también tenían que lidiar con hijos y cónyuges en casa.

Durante la preparación de este libro, pregunté a muchos empresarios sobre su experiencia. Quería saber qué funcionaba, qué no funcionaba y cuál era su mayor sorpresa.

¿Y sabes qué? ¡Se sorprendían positivamente de que la gente trabajara de verdad! Y mejor aún, ¡que no trabajaban menos que en las oficinas!

Qué descubrimiento tan impresionante. Las personas están trabajando realmente. Contra todo pronóstico. Desde luego que sí. Por eso es tan absurdo poner todos estos sistemas para controlar a los trabajadores en remoto.

Los trabajadores remotos trabajan mucho, no poco.

Es por eso que en los capítulos anteriores de este libro planteé la cuestión de permitir a las personas tener un horario de trabajo flexible y ofrecerles extras que les ayuden a tener una vida fuera del trabajo.

Quinto - gracias a la confianza existe el beneficio de la duda

Cuesta tiempo crear confianza, así que para poder acelerarla debe venir de arriba. Cuando se contrata a una persona nueva, se debe asumir que es de confianza. Deberían sentir que se les ha dado mucha confianza. Únicamente así podrán concentrarse plenamente en su trabajo y corresponder con confianza.

A medida que pasa el tiempo y el vínculo de confianza se hace más fuerte, lo que ganan las personas es el beneficio de la duda. Si alguien fue un buen miembro del equipo y un gran trabajador anteriormente y de repente deja de dar lo mejor de sí mismo, sus compañeros o supervisores intentarán primero ver qué ha pasado. Habrá una preocupación en el equipo en vez de una acusación. Nadie es perfecto y todos tenemos momentos difíciles. Cuando hay confianza, primero hay preocupación.

Sí, a veces alguien podría quebrantar la confianza y fallar.

Cuando el trabajo se basa en la confianza y en hacer un gran trabajo, no hay necesidad de poner ningún sistema de control, porque cuando alguien está realmente holgazaneando, va a ser bastante obvio para todos los miembros del equipo. No solo para el supervisor. Todos se van a dar cuenta.

Esto me ha pasado varias veces y también a otros responsables de equipos en remoto y siempre es un momento muy triste. Sin embargo, ocurre en muy raras ocasiones. Hay muy pocas personas tan tontas como para traicionar el inmenso crédito de confianza que les ha dado el equipo.

Y debido a estos pocos incidentes no se debería empeorar el trabajo para todos los demás.

¡Tener confianza significa trabajar juntos!

En alemán, la palabra “empleado” es “Mitarbeiter” que literalmente significa “con-trabajador”. Me encanta porque describe cómo se debería trabajar en equipo. Juntos y con confianza. No importa si eres el jefe, administrador o trabajador de línea.

Sois todos Mitarbeiter, sois todos compañeros de trabajo.

Lo que hacéis es trabajar juntos por el bien común del equipo.

Lo único: ¡crear una cultura de confianza!

Las personas quieren trabajar en un ambiente de confianza. Quieren trabajar en un equipo en el que se confíe en ellos para hacer el trabajo para el que fueron contratados. Un lugar donde puedan experimentar y a veces fracasar. Donde puedan ser ellos mismos. Donde su motivación no es el resultado de técnicas y trucos corporativos, sino que es intrínseca - procede del interior por su deseo de hacer un gran trabajo.

Parafraseemos nuestro lema “Sin oficina”:

El trabajo no es algo que se controla, es algo en lo que uno confía que hagan las personas.

Para profundizar en este tema, recomiendo el libro Aquí no hay reglas del fundador de Netflix.2

  1. El protagonista principal en la serie de TV New Amsterdam es el doctor Max Goodwin interpretado por Ryan Eggold

  2. Diría que Netflix, como empresa, trabaja de manera muy similar a Nozbe, pero a una escala mucho mayor: Aquí no hay reglas. Netflix y la cultura de la reinvención. de Reed Hastings y Erin Meyer. 

Volver al Índice

Leer este capítulo en:

Comparte: NoOffice.org/es/trust