Libro: No Office » Introducción - El cambio del trabajo moderno » Capítulo 3 - ¿Tengo futuro? [Boceto] | future.md

Capítulo 3 - ¿Tengo futuro?

¿Puede ser el estilo de empresa Sin Oficina el futuro del trabajo?

Ahora ya conoces mi historia y cómo mi sueño de un estilo de vida “sin oficina” se ha convertido en un equipo que no se desplaza a unas oficinas centrales para hacer su trabajo. La única cuestión que me queda es sobre el futuro, ¿es solo mi futuro o es el futuro del trabajo?

¿Realmente tenemos que vivir todos en una gran ciudad?

Las ciudades siguen creciendo. Incluso en un país desarrollado como los EE. UU., cuando echas una ojeada a las 20 ciudades más pobladas1, puedes ver que todas han seguido creciendo en la última década. La única que ha crecido menos del 1 % ha sido Chicago, pero el crecimiento de otras ciudades como Phoenix, San Antonio, Dallas, Austin o Seattle ha sido en cifras de dos dígitos, ¡algunas más del 20 %! ¿Es realmente necesario?

Para el año 2030 tendremos 43 megaciudades en todo el mundo2 con más de 10 millones de habitantes cada una… ¿por qué hacernos esto a nosotros mismos? ¿No tenemos acaso la tecnología para trabajar de una manera diferente y no tener que vivir confinados en una gran megalópolis? Seguramente hay personas que disfrutan de las grandes ciudades, pero no creo que todos seamos así… y justamente ahora deberíamos poder elegir nuestro estilo de vida. Antes vivía en Varsovia, la capital de Polonia. Elegí trasladarme a una ciudad mucho más pequeña de 300 000 habitantes y me encanta este lugar.

¿Y qué hay de eso de ir y venir, con un tráfico congestionado, a una oficina de planta abierta?

Eso es el meollo de la cuestión. Muchos trabajadores intelectuales, personas que trabajan en ordenadores con sus cerebros, viven en la periferia y se desplazan todos los días (normalmente una hora en cada dirección) a su trabajo. Son innumerables los estudios que han demostrado lo estresante que es quedarse atrapado en un atasco de tráfico todos los días. ¿Y para qué? Para llegar a una oficina en el centro de la ciudad con grandes ventanales y con un plano de planta abierta.

Sí, la “oficina de planta abierta”. Donde hay ruido, donde la gente se molesta constantemente, donde te sientes como el engranaje de una rueda… donde apenas puedes trabajar. Pero donde tus supervisores creen que tus ideas creativas fluyen y se infectan entre sí al compartir la proximidad física.

Llegas con una buena carga de estrés al haber estado conduciendo una hora para sentarte delante de un ordenador en una habitación abarrotada y ruidosa. Y para colmo de desfachatez, se reduce drásticamente tu capacidad para realizar un trabajo productivo debido a la enorme cantidad de reuniones a las que se te pide que asistas.

Este es el estándar moderno de trabajo intelectual. Pero no tiene que ser necesariamente así. De hecho, muchas personas de gran talento empiezan a verlo y no quieren trabajar así. Y ahora, debido a la situación de la Covid-19, el mundo ha acelerado el proceso.

Y esperamos que con los consejos de este libro recuperes mucho más de tu tiempo productivo, recortando tus reuniones y haciendo que las que queden sean al menos diez veces mejores.

La oficina puede ser una gran herramienta… si se usa sensatamente.

Nuestra empresa es un caso extremo, porque literalmente no tenemos ninguna oficina. Tenemos una dirección oficial, pero nadie acude a ese lugar. Y hay muchas empresas como la nuestra. Somos casi 30 personas. El tamaño de Buffer, empresa de redes sociales, es el doble del nuestro. Zapier, empresa de automatización de software, tiene más de 250 personas en nómina. Y hay empresas como InVision, Automattic (fabricantes de Wordpress) o GitLab que emplean a más de mil personas en un equipo completamente disperso geográficamente.

Las recomendaciones de este libro no se aplican solo a las empresas que son “completamente en remoto”. Algunas empresas necesitan pasar al modo híbrido: una oficina pequeña, una instalación de producción pequeña… y todo los demás está descentralizado. Hay empresas que ya tienen oficinas en muchas ciudades… así que ya son del tipo “no hay UNA sola oficina” pero les molesta la idea de dejar que los miembros de su equipo trabajen en remoto o incluso que trabajen unos días desde casa.

De todos modos, la pura realidad es que un trabajador intelectual puede trabajar literalmente desde cualquier lugar. Si trabajas con tu cerebro, no debería importar dónde están las coordenadas geográficas. No hay oficina - solo hay trabajo.

No hay ninguna cuchara.

Me encanta la película Matrix. Hay unas cuantas escenas dignas de recordar. Una de las mejores es cuando un niño está doblando una cuchara.

En esa escena, el niño le dice a Neo, el protagonista, que no es imposible doblar una cuchara puesto que están en Matrix, la verdad es que realmente no hay una cuchara y lo único que pueden doblar es a ellos mismos… no la cuchara.

Me resulta muy gracioso que el requisito moderno primordial para un trabajo sea la oficina. Es como si hubiera una ecuación entre los dos: ¡trabajo = oficina! Cuando necesitas sacar adelante tu trabajo, no tienes que hacerlo debido a que hay una oficina. La oficina es opcional. La oficina no se puede doblar. Porque lo que realmente importa es esto:

No hay oficina. Solo hay trabajo que hay que hacer.

¿Es una oficina indispensable?

Más adelante en este libro, exploraremos en detalle todas las razones válidas por las que la gente podría creer que una oficina es parte esencial de su trabajo y cómo una empresa “sin oficina” resuelve estas necesidades, como:

  • un requisito para que el negocio exista y muestre su dirección,
  • una prueba para sus clientes de que el negocio es real,
  • un lugar para que los integrantes de su equipo hagan su mejor trabajo,
  • una forma para que colaboren y sean creativos,
  • un centro para celebrar reuniones magníficas y productivas,
  • un lugar de encuentro con los clientes,
  • una unidad de medida para compararse con la competencia.

Todas son inquietudes y necesidades válidas.

Por tanto, por favor, mantén la mente abierta y nos ocuparemos de todas a lo largo de este libro, porque si algo se hacía antes de una manera, no significa que no se pueda hacer de otra manera y con mejores resultados.

No todo es felicidad y alegría, pero…

Sí, dirigir una empresa moderna “sin oficina” tiene sus propios retos. Surgen muchas dudas y aspectos problemáticos.

  • ¿Cómo organizar tu oficina en casa?
  • ¿Cómo nos podemos comunicar internamente?
  • ¿Cómo se hacen las cosas juntos?
  • ¿Cómo organizamos las reuniones, los proyectos y el trabajo de manera eficaz?
  • ¿Cómo vamos a recuperar la conexión y cuidar el ambiente de equipo?

Y muchos, muchos más.

Este libro intenta responder a la mayoría de estas preguntas, escrito desde la perspectiva de una pequeña empresa de ámbito internacional que lleva más de una década en activo. Con ejemplos adicionales de otras empresas “sin oficina”.

Sin embargo, no tenemos todas las respuestas y hacemos muchas cosas de manera diferente con el objetivo común de crear un magnífico ambiente de trabajo y un negocio próspero.

Por un lado, la reciente pandemia de la COVID-19 ha acelerado el trabajo de este libro, pero por otro creo que hemos aprendido lo suficiente como para que sea útil para numerosas empresas que están acostumbradas a una forma más tradicional de hacer las cosas.

Un libro moderno para un tiempo moderno

Este libro es, como se diría en informática, “open sourced”. Lo escribo “de código abierto” para que todo el mundo lo pueda leer y también sugerir mejoras y modificaciones. Voy aprendiendo sobre la marcha, por lo que muchas cosas en este libro podrían cambiar y ser revisadas. Se trata de un proceso.

Al igual que ocurre con el software, este libro nunca estará terminado.

“Sin Oficina” es una forma moderna de dirigir una empresa, por lo que le corresponde una forma moderna de escribir un libro.

En Nozbe, con nuestro último producto de software Nozbe Teams, hemos introducido un programa de publicación semanal. Cada semana seguimos enviando una versión nueva de nuestro software. Cuando se corrige un error, se introduce una función, se mejora una versión de texto, se envía a los clientes el lunes siguiente. Nos encanta este ciclo de publicación rápido e iterativo.

Una vez que esté terminado este libro, intentaré introducir un ciclo de publicación mensual para producir un formato nuevo en PDF y eBook. Y una revisión trimestral del libro de bolsillo. Y también podrás seguir todos los cambios en Github en tiempo real. De esta manera este libro será como un gran producto de software: siempre vigente y siempre a la altura de los negocios modernos.

¿A quién va dirigido este libro?

Este libro es para ti si has llegado hasta aquí. :-)

Como fundador de una empresa “sin oficina” y como parte activa del equipo que sigue trabajando a diario y contribuye a lo que hacemos, dirijo este libro a ambos lados de las partes interesadas:

  • Todos los propietarios y directivos de empresas que están abiertos no solo a adoptar el trabajo en remoto sino también técnicas modernas de trabajo eficaz y productividad en equipo.
  • Empleados y miembros de un equipo que están ensayando con el trabajo en remoto o quieren probarlo ellos mismos y convencer a su jefe de que mantenga una mente abierta al respecto.
  • Todos los miembros de tu equipo que piensan que hay una forma de trabajar mejor, pero que no logran dar en el clavo.

Espero que los próximos capítulos te sirvan de inspiración para intentar una nueva forma de hacer las cosas y encontrar una solución que lleve a tu equipo a un nivel muy distinto.

Una cosa: ¡una oficina es simplemente una herramienta!

Recuerda que la oficina no es una necesidad para el trabajo, es simplemente una herramienta que puedes doblar como quieras, porque lo que realmente necesario es el trabajo que hay que hacer.

Siguiente: Part 1 - ¡No se utiliza bien la oficina!

Volver al Índice

Leer este capítulo en: